Sunday, February 04, 2007

El amor no es el camino

Hablamos tanto del amor, queremos tanto el amor, escribimos tanto sobre el amor que al final la palabra pierde sentido y se vuelve una quimera o una “entelequia”… algo que no existe en realidad, pero de lo cual hablamos todo el tiempo. Y tal parece que la entelequia es precisamente el único lugar donde el amor puede habitar… Eso, si tomamos el sentido aristotélico original, referido a aquella manifestación no tangible que “contiene” o “genera” lo tangible. El amor es intangible: no lo podemos tocar, no lo podemos buscar, no lo podemos tener… solo nos encontramos con el cuando la puerta correcta se abre.
Eckhart Tolle lo expresa muy claramente cuando le preguntan si el amor es una puerta de entrada a lo “No Manifestado” y él contesta tajantemente: “No (…) el amor se hace presente en usted como la percepción-realización de la unidad . El amor no es una puerta; es lo que entra en este mundo a través de ella. Mientras estemos completamente atrapados en nuestra identidad formal, no puede haber amor. Nuestra tarea no es buscar amor sino encontrar una puerta a través de la cual el amor pueda entrar”…
Y para que me quedara más claro, acabo de recibir en mi correo una frase de John Roger me lo deja bien claro: “Abre un sendero dentro de tí que conduzca al amor y al gozo”…
El amor no es el camino, es simplemente aquello que se manifiesta cuando logramos abrir una puerta que nos conecta con la unidad, con la percepción de aquello que es más grande que nosotros mismos y que literalmente nos desborda en una conmoción que no se puede describir con palabras… Y entonces, me siento completamente liberado de la tarea romántica de buscar y conservar el amor, porque el amor no se busca ni se conserva… simplemente “es”…
…Y entonces siento que mi búsqueda del amor se reduce a reconocer las puertas correctas y abrirlas para mirar dentro. Y mejor aún, descubro que no hay puertas correctas, porque TODO es una puerta que al abrirse, “devela” lo “no manifestado” y me conecta inevitablemente con la fuente inagotable del amor: “Dios, la Unidad, la Divinidad, el Flujo Primordial, Buda, Cristo, Alá…”
… Y entonces cuando digo que “te amo”, estoy reconociendo que eres una puerta que me conecta, y cuando sentimos que “nos amamos”, sabemos que estamos realizando un acto alquímico que nos conecta a ambos a través de la misma puerta… ¿Quieres abrirla conmigo? ¿Quieres cruzarla conmigo?... esa es la más sagrada invitación que podemos hacer a otro ser humano, al reconocer que “mi luz interior reconoce tu luz interior y la honra”… Namasté. (o… te amo)…

3 comments:

Angélica said...

Me conmueve leerte, entro en esa emoción para la cual no tengo palabras. ¿Será amor?
!qué afán ponemos en intentar hacer explícita la "entelequia"! Y leyendo tus palabaras siento que sólo podemos acogerla o vivirla con el corazón qeu pareciera tener la llave de la puerta anhelada.

RE said...

El principio ontológico dice: "Sólo podemos intervenir en aquello que podemos observar...."
¡Cómo hacer el amor, si no tenemos la mirada del amor? Y me refiero a hacer el amor a todo...todo el tiempo, me estremeces cuando dices que te liberas de buscar el amor romántico, porque efectivamente creo al igual que tú, que esto es lo más maravilloso del amor, que no se busca, ni se puede hacer nada para retenerlo o sacarlo, solo se "es"...solo se habita... mientras vive, solo se mira a traves de él, y donde está? En lo más profundo de nosotros, cuando llegamos a ese lugar, es que miramos desde el amor...solo se ama, amando....y en gerundio, en acciones, es que tenermos el contacto real con lo divino, con Dios....con nostros mismos y se pierde el miedo a la identidad y te fundes con el otro en la infinitud del amor ¿Será que el alma conquista al ego? ...Porque lo ama tanto, que lo reconstruye con su amor? Y el ego, olvida su razón de ser....esa puerta, siempre está abierta...es el miedo, lo que no nos deja pasarla...gracias Raúl, por tus palabras...

RE

Anonymous said...

Otra forma de verlo, que no contradice lo que propones, solo inspira a lo mismo, desde otro lado.

El Camino...

No hay camino hacia la felicidad,
la felicidad es el camino.
No hay camino hacia la paz,
la paz es el camino.
No hay camino hacia el esclarecimiento,
el esclarecimiento es el camino.
No hay camino para el equilibrio,
el equilibrio es el camino.

Thich Nhat Hahn